¿Cómo evitar golpes de calor?

A los niños y niñas se les deben ofrecer líquidos con frecuencia, aunque no lo pidan, especialmente agua o jugos naturales; y a los lactantes, darles el pecho más veces en el día. No es aconsejable brindar a los más pequeños bebidas muy azucaradas ni muy frías, ni comidas calientes y pesadas.

Es importante bañarlos o mojarlos con frecuencia, evitar juegos o actividades físicas de mucha intensidad, seleccionar lugares frescos y ventilados; y vestirlos con ropa amplia, liviana, de algodón y de color claro.

En el caso de los jóvenes y adolescentes, las recomendaciones ponen el acento en que eviten consumir bebidas alcohólicas, los esfuerzos físicos intensos, seleccionar espacios frescos para descansar, sentarse o recostarse cuando sientan mareos o fatiga.

Para prevenir el golpe de calor en las personas mayores, es importante que descansen en lugares frescos y ventilados, que usen prendas livianas y tomen líquidos con frecuencia.

También se recomienda prestar atención a los siguientes síntomas que alertan sobre un golpe de calor: 

  • Piel enrojecida, caliente y seca.
  • Temperatura corporal entre 41 y 42 grados.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas y confusión.
  • Convulsiones y pérdida de conocimiento.
  • Respiración y pulso débiles.

¿Qué se puede hacer mientras llega la asistencia?

  • Trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo.
  • Refrescarlo mojándole la ropa y la cabeza.
  • Darle de tomar agua fresca.
  • Mantener su cabeza elevada.

 

Déjanos tu comentario