¿Cómo influye el deporte en la mente? Cinco beneficios que no te esperas

0
4

El deporte es una inyección de energía para el cuerpo, pero lo es, también, para la mente. Las endorfinas se encargan de darte toda la alegría y autoestima que necesitas para superar el estrés.

¿Cómo influye el deporte en la mente? Cinco beneficios que no te esperas

El acto de hacer ejercicio es, en sí, toda una inyección de energía que, aunque no te lo creas, no afecta solo a tu cuerpo. El deporte es la fábrica de endorfinas del ser humano. Y ellas son las que deben estar presentes si tenemos la más mínima intención de ser felices.

Ni siquiera aunque nos resistamos a hacer deporte y tengamos todas las excusas para no hacerlo deberíamos renunciar a disfrutar de sus múltiples beneficios, porque puede hacer que tu vida sea inmensamente mejor de lo que es cuando eres sedentaria.

Y se debe en parte a las endorfinas que genera, las hormonas de la felicidad, que solo con su bendita presencia son capaces de que el día tome otro color. «A mis pacientes intento recetarles el mínimo de medicamentos, porque estos afectan al cuerpo», reconoce el doctor José Ignacio Lara, de la Fundación Jiménez Díaz, médico endocrinólogo.

«Una paciente con hipotiroidismo que esté medicada empezará a notar los efectos de tomar la pastilla tarde o temprano, pero la práctica de ejercicio no deja secuelas más que buenas. Y haciéndolo consigues esa falta hormonal que la enfermedad te quita».

 

La autoestima es otro de los matices que varía desde el momento en el que empezamos a practicar deporte, algo en lo que tiene mucho que ver que la práctica deportiva nos pone en forma al mismo tiempo que nos sitúa en el espectro social con más fuerza.

Hacer deporte te obliga a relacionarte, incluso con desconocidos. Es decir, las relaciones sociales mejoran, con todo lo que ello implica; en los momentos de bajón, ir al gimnasio, conocer gente y relacionarse con ellos es una buena terapia.

CUERDA CONTRA LA DEPRESIÓN

Saltar a la cuerda es uno de los deportes más completos que existen. Pero no solo porque ejercites piernas, cola y pecho de forma sencilla y quemes muchas calorías, también porque su práctica genera un subidón hormonal imprescindible en procesos depresivos, de ahí que se esté recetando saltar a la cuerda para determinados cuadros depresivos. Es un deporte fácil que requiere muy poco entrenamiento para dominarlo, pero cuya práctica provoca energía y endorfinas.

ANTÍDOTO CONTRA EL ESTRÉS

El deporte es fundamental para aquellas personas que viven bajo un estrés continuo, precisamente por la capacidad para reducirlo que tiene. Una persona que esté acostumbrada a la tensión profesional necesita desconectarse de toda esa presión metal; el deporte es la mejor manera de quemar esa otra ‘grasa’ que tanto molesta.

DEPORTE PARA CUIDAR LA MENTE

El deporte previene el deterioro cognitivo, y hablamos de algo muy importante. Aprender las reglas del deporte, practicarlo, pensar durante todo el día que tienes que practicarlo… Todas estas acciones favorecen el desarrollo cognitivo, por eso el ejercicio es una de las mejores maneras de cuidarse mentalmente.

También mejora y aumenta tu capacidad mental. El hecho de que «vacíes» tu mente cada vez que haces deporte consigue que tu capacidad mental se amplíe. Es como si fueras dejando más espacio para saber más cosas. Haz deporte, vacíate de lo que no necesites y empieza de nuevo. Además, al hacer ejercicio tu cerebro produce más neuronas y más conexiones entre ellas, un fenómeno que se conoce como neurogénesis. Es decir, tu cerebro estará más predispuesto a aprender.

Por último, un entrenamiento intenso aumenta los niveles de una proteína conocida como BDNF (Brain Derived Neurotrophic Factor) que se cree que influye positivamente en la toma de decisiones, en el pensamiento y el aprendizaje.

DEPORTE PARA SER MÁS PRODUCTIVO

Quienes practican ejercicio o deporte regularmente son más productivos y tienen más energía que sus compañeros sedentarios. Por eso, en algunas fábricas alemanas y holandesas, se ha introducido media hora de deporte a mitad de jornada, una pausa para que los empleados descansen, se diviertan y, de paso, ganen una energía que repercuta directamente en la producción. En la fábrica de coches de Stuttgart, por ejemplo, juegan al basket durante media hora.

PARA DEJAR DE FUMAR

Por otro lado, el cerebro libera dopamina (el neurotransmisor de la recompensa) en respuesta a un estímulo placentero como el sexo, las drogas o los alimentos. En adictos al alcohol o al tabaco, las sesiones cortas de ejercicio tienen un efecto positivo: tienen menos ganas de consumir.

Déjanos tu comentario