Consejos para evitar el ardor de estómago

El reflujo gastroesofágico ocurre cuando parte del contenido ácido del estómago asciende hacia el esófago, por diferentes causas. El esófago no está preparado para recibir este ácido y aparecen el ardor (acidez), dolor y, a veces, la regurgitación (es el caso extremo en el que el ácido sube por todo el esófago hasta la garganta o la boca). Incluso se puede manifestar con ronquera o asma.

Puede estar causado por una hernia de hiato, en la que parte del estómago pasa por encima del diafragma y se aloja en la cavidad torácica, pero esto no es siempre necesario. A veces, el esfínter esofágico inferior no funciona como debería por otras causas y no puede contener los ácidos estomacales. Son factores de riesgo la obesidad, el tabaco, el alcohol y el embarazo, y también puede ser el efecto adverso de algunos medicamentos.

Puede que tengas acidez en ocasiones puntuales después de grandes comidas o de beber alcohol; esto no es preocupante y se puede evitar siguiendo las siguientes recomendaciones. Sin embargo, si los síntomas son frecuentes o no mejoran con estas medidas, acudí al médico para que te diagnostique.

Qué hacer para mejorar los síntomas de reflujo:

  1. No fumes: el tabaco relaja el esfínter esofágico inferior.
  2. Peso saludable: si tenés sobrepeso, los síntomas del reflujo podrían mejorar al perder unos kilos. Seguí una dieta saludable y lo conseguirás.
  3. Evita ciertas bebidas: el alcohol, las bebidas con gas o el café también relajan el esfínter esofágico. Cuanto menos, mejor.

 

  1. Procura evitar las comidas copiosas y reduce la ingesta de fritos, el tomate y sus salsas, lácteos grasos, cítricos, menta y el chocolate, ya que también pueden empeorar el reflujo.
  2. Intenta no acostarte justo después de cenar, sobre todo si cenaste mucho; así dará tiempo a que se vacíe el estómago. Lo ideal serían, al menos, dos horas. La posición horizontal hace que se agrave el reflujo, y esto lleva a la siguiente recomendación.
  3. Levanta unos centímetros la cabecera de la cama, desde el suelo si es posible, para ponérselo más difícil al ácido y que no tenga vía libre para llegar al esófago. Es recomendable que la cabeza esté elevada unos 15 centímetros, sobre todo si los síntomas empeoran por la noche.
  4. Evita la ropa ceñida en el abdomen y los cinturones apretados, ya que ejercen mucha presión.

 

Déjanos tu comentario