Los mejores trucos caseros para quitar las manchas de sangre

10

Cuantas veces la ropa o bien el piso se ha ensuciado con un poquito de sangre porque hemos tenido alguna emergencia o por diversas circunstancias.

Muchas veces hemos pasado solamente agua y pudimos ver que no se va. Acá te contaremos algunos trucos caseros para que puedas solucionarlo de la mejor manera.

Es especialmente importante detenerse a limpiar lo más rápido posible, de lo contrario, la mancha puede quedarse ahí durante mucho tiempo. Es decir, el truco por excelencia está en quitar la mancha en el momento, ya que luego será más complicado hacerlo.

Cómo quitar manchas de sangre

Jabón y agua

Una de las maneras más básicas es usando agua y jabón, aunque no siempre puede servir para acabar con las manchas de determinadas prendas. Cuando sucede, entonces debemos aplicar agua y jabón de inmediato, y luego frotar hasta que vemos espuma. Posteriormente, sacamos el jabón con agua fría y comenzaremos a ver cómo se irá yendo. Luego, dejar la prenda en el lavarropas.

Con agua oxigenada

Seguramente, es un producto que todos tenemos en el botiquín de casa. Sirve para aplicar con algodón cuando nos hacemos daño y podemos desinfectar la herida. También sirve para poder quitar manchas de ropa o de muebles de casa.

La aplicamos sobre la mancha y dejamos pasar unos minutos. Después pondremos la prenda en remojo con el fin de ablandar la mancha y posteriormente frotaremos. Más tarde, lavamos con agua y jabón, y también la dejamos en el lavarropas.

Con amoniaco

Otro hack para reducir o acabar con estas manchas de sangre es realizar una mezcla de agua fría y amoniaco. Vertemos esta mezcla sobre la mancha y dejamos actuar. Repetimos el mismo proceso que con el agua oxigenada. Lavamos con agua fría y jabón.

Con agua y hielo

Mezclamos hielo y agua en un recipiente, aplicamos con un paño o esponja sobre la mancha y frotamos para que se vaya. Este método es utilizable cuando la mancha está en una alfombra o mueble.

Algunas recomendaciones importantes

  • Apenas veas la mancha, hay que limpiarla. Si se seca, será más complicado limpiarla.
  • Limpiar siempre con agua fría. No usar nunca agua caliente, ya que la mancha podría extenderse.
  • Preguntar antes si hay productos específicos para quitar manchas de sangre.
  • Frotar siempre con delicadeza y prestando atención a si la mancha se va, para no arruinar la prenda.

 

Déjanos tu comentario