Mercedes-Benz rompe la barrera de los 1.000 kilómetros de autonomía con el Vision EQXX

0
1

Mercedes-Benz anticipa su objetivo de lanzar un coche de producción de más de 1.000 kilómetros de autonomía con este prototipo, que incluye soluciones desarrolladas por el equipo de Fórmula 1.

 

Mercedes-Benz cuenta entre su oferta con algunos de los híbridos enchufables con más autonomía del mercado, con el C 300e incluso superando los 100 kilómetros cuando la mayoría apenas alcanza los 50. Esta apuesta por la autonomía es la baza de la marca alemana para liderar el mercado eléctrico premium, su objetivo principal, que pretende conseguir con estos híbridos y su gama eléctrica EQ, formada por el EQC, el EQB, el EQS, EQA y EQV. Sin embargo, esta obsesión por la autonomía llega a su cúspide con el nuevo Vision EQXX, un prototipo que, según la marca, superará los 1.000 kilómetros de alcance.

Esto lo consigue siendo “el coche más eficiente y aerodinámico construido jamás”. Mercedes-Benz explica que apenas consume 10 kWh cada 100 kilómetros, el EQS, por ejemplo, declara 16,7 kWh/100 km. Según detallaron desde la marca, este vehículo mejora la eficiencia del motor, de la batería y de la gestión térmica para conseguir su objetivo. Su motor entrega “alrededor de 204 CV de potencia”.

Su batería, de 100 kWh de capacidad, no es de las más grandes del mercado, pero ha sido desarrollada con nuevos elementos químicos por los ingenieros del equipo de Fórmula 1 y por AMG High Performance Powertrains. El resultado es una batería mucho más pequeña y un 30% más liviana en comparación con la del EQS, cifras que permitirían su instalación en un amplio rango de vehículos, incluidos los coches compactos.

DERRIBAR BARRERAS

Markus Schäfer, jefe de desarrollo de Daimler, dijo en su presentación que “este es un proyecto para que nuestros diseñadores e ingenieros para derribar barreras y compartir las mejores ideas”. Entre las soluciones propuestas por la firma alemana están un sistema de control de temperatura que limita la pérdida de energía de la batería y un nuevo diseño de la batería para instalar más celdas reduciendo el peso.

 

Trasera del Mercedes-Benz Vision EQXX | Foto: Daimler

 

A todo esto hay que sumarle 117 paneles solares distribuidos en el techo para hacerle ganar hasta 25 kilómetros de autonomía adicional. La energía procedente de los paneles solares se almacena en una batería específica que alimentará los grupos ópticos, el sistema de infoentretenimiento y el climatizador. Desde la marca confirman que están trabajando para posibilitar el uso de la energía solar también para la propulsión.

En cuanto a la aerodinámica, el coeficiente del Vision EQXX es de 0,17, una cifra inédita que mejora a la de todos los eléctricos de la marca y a la de la mayoría de superdeportivos en el mercado. Cuando utiliza componentes activos para refrigerar la batería, solo se incrementa en 0,007, por lo que su efecto es más positivo que negativo para la autonomía.


OBJETIVO: 1.000 KILÓMETROS EN UN COCHE DE PRODUCCIÓN


Estéticamente, destaca por la deportividad de su silueta, con una caída del techo muy marcada que termina en los grupos ópticos traseros. La fluidez de sus formas es la norma e introduce elementos característicos de la gama EQ con la franja iluminada entre sus grupos ópticos delanteros o las luces traseras, que van de punta a punta de la zaga.

 

Interior del Mercedes-Benz Vision EQXX | Foto: Daimler

 

En el interior, Mercedes-Benz ha realizado un ejercicio de búsqueda de materiales sostenibles y ligeros como por ejemplo la fibra de bambú. El cuadro de instrumentos se une a la pantalla central para formar una gran pantalla de 47,5 pulgadas. La reducción del consumo eléctrico se traslada también al interior, reposicionando los altavoces para reducir la distancia que debe recorrer el sonido. De este modo, los altavoces, que también emitirán sonidos de emergencia y alertas, están en los reposacabezas.

Mercedes-Benz quiere poner a prueba este vehículo este mismo año y ha anunciado que algunos de los componentes de este prototipo podrían montarse en futuros coches EQ en los próximos años. Sin concretar cuándo lanzará la marca un vehículo de 1.000 kilómetros de autonomía, Schäfer sí admitió en la presentación que “probablemente seremos los primeros en tener un coche de 1.000 kilómetros en la vida real”.

 

Fuente:neomotor.sport.es

Déjanos tu comentario