Receta para hacer mermelada de frutilla de forma rápida y sencilla

Ideal para untar sobre un pan o tostada en el desayuno o merienda con el mate, te contamos cómo hacer esta receta.

En Argentina solemos desayunar o merendar con mate, o cualquier otra infusión, junto a tostadas para comer solos, en familia o con amigos. Entre los ingredientes que untamos sobre el pan puede ser queso crema, dulce de leche, o mermeladas. Te mostramos una de las recetas para hacer esta última, pero de frutilla de forma rápida y sencilla en tu casa:

Ingredientes

500 gramos de frutillas sin tallos.

400 gramos de azúcar.

Una cucharada de jugo de limón.

Una cucharadita de extracto de vainilla (opcional).

Preparación

Lavar y desinfectar las frutillas por agua. Luego, quita los tallos y corta la fruta en pequeñas partes. También puedes dejar trozos grandes.

Poner las frutillas cortadas en una olla grande y añade el azúcar y el jugo de limón. Mezcla todo bien para asegurarte de que las fresas estén cubiertas de azúcar.

Deja reposar la mezcla durante unos 30 minutos a temperatura ambiente.

Llevar la olla a fuego medio y comienza a cocinar las frutillas. Revuelve ocasionalmente para evitar que se peguen al fondo de la olla.

A medida que las frutillas se cocinan, comenzarán a ablandarse y soltarán más líquido. Debemos mantener la olla por unos 20-30 minutos, o hasta que la mezcla se haya reducido y tenga una consistencia espesa. Podes probar la consistencia del dulce colocando una pequeña cantidad en un plato frío, y si se endurece, está listo.

Si querés, podes agregar el extracto de vainilla en este punto y mezclar bien.

Una vez que la mermelada de frutilla tenga la consistencia deseada, retira la olla del fuego y permite que se enfríe durante unos minutos.

Luego, verter la mermelada de frutilla caliente en frascos esterilizados y séllalos bien. Podes esterilizar los recipientes sumergiéndolos en agua hirviendo durante unos minutos.

Deja que los frascos se enfríen a temperatura ambiente. La mermelada de frutilla se conservará en la heladera durante varias semanas.

De esta manera, ya está lista la mermelada para poder consumirla sobre el pan cuando queramos, ya sea a la mañana, o a la tarde.

 

Déjanos tu comentario