Tres métodos eficaces para limpiar tu inodoro

9

Especialmente en los municipios donde hay agua fuerte, con mucha cal y sedimentos, las incrustaciones se forman fácilmente y dejan un aspecto desagradable en tu inodoro.

Si te encargas del mantenimiento del hogar y te toca limpiarlo, quizás has visto alguna vez que se empieza a hacer una mancha marrón en varias partes que cuesta mucho limpiar: ni con la escobilla, ni con el limpiador habitual.

Estas se forman por acumulación de minerales disueltos del agua: cuanto más fuerte sea el agua, más residuo sólido dejará. A continuación, te contaremos algunos trucos caseros para solucionar este problema.

La misma cal del agua pondrá la base para que otros elementos como el magnesio y el hierro se instalen. Cuando el agua se seca, queda una fina capa de residuo sólido. Y si esta operación se repite muchas veces, la capa incrustada se hace cada vez más gruesa.

Tres trucos caseros ideales para limpiar las manchas marrones del inodoro

Vinagre y bicarbonato

  • Rociar una buena cantidad de vinagre sobre las manchas marrones de la taza. Que queden bien impregnadas.
  • Espolvorear bicarbonato sobre las manchas húmedas de vinagre, seguido de otra rociada de vinagre sobre el bicarbonato. Dejarlo actuar unos 10/15 minutos.
  • Frotar la superficie donde está el bicarbonato húmedo con un cepillo de dientes viejo o con la escobilla inodoro como si lo estuvieras exfoliando.
  • Dejarlo reposar media hora sin enjuagar y volver a frotarlo con el cepillo
  • Tirar de la cadena. Si las manchas no salen del todo, repetir la operación nuevamente.

Ácido cítrico en polvo

  • ATENCIÓN: Evitar este método si tu inodoro hace la descarga en una fosa séptica.
  • Enjuagar las partes del inodoro que tenga manchas
  • Rociar un poco de agua sobre las manchas y después espolvorear el ácido cítrico en polvo cubriendo toda el área
  • Dejarlo actuar durante toda una noche.
  • Al día siguiente, frotarlo todo con una escobilla o con un cepillo de dientes viejo.
  • Tirar de la cadena y enjuagarlo todo.

Piedra pómez

  • Este tiene que ser el último recurso. Se tiene que hacer con mucho cuidado, porque si nos pasamos de fuerza podemos rayar el esmalte. No la uses con tazas de mármol, laminado, plástico o fibra de vidrio
  • Si tu inodoro es de porcelana y no te quedan otras opciones para probar, hacerlo procurando que tanto la piedra como la superficie que frotarás están muy mojadas hasta que salgan las manchas.
  • Enjuagarlo todo y tirar de la cadena.

 

Déjanos tu comentario