Un acusado por el intento de asesinato a Cristina estuvo en el Congreso

Leonardo Sosa, integrante de la agrupación de ultraderecha investigada judicialmente en la causa abierta por el intento de asesinato de Cristina Kirchner, asistió convocado por «un grupo de libertarios» al debate de la Ley Ómnibus.

(Rosario3) Leonardo Sosa, uno de los fundadores de Revolución Federal, la agrupación de ultraderecha investigada judicialmente en la causa abierta por el intento de asesinato de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en 2022, asistió este miércoles como invitado por «un grupo de libertarios» a la Cámara de Diputados cuando se debatía la Ley Ómnibus, y su presencia fue cuestionada por diputados de Unión por la Patria (UxP).

La presencia de Sosa fue advertida durante su exposición en el recinto por la diputada nacional de UxP, Cecilia Moreau, cuando se debatía el proyecto de ley «Bases y puntos de partida para la libertad de los argentinos», ante lo cual el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, respondió que el personal de seguridad del Congreso lo estaba «buscando» para expulsarlo del lugar y se comprometió a abrir un sumario para investigar «si se cometió alguna irregularidad» que permitió el ingreso de Sosa.

Según distintas imágenes difundidas en redes sociales, Sosa lucía en una de sus muñecas una pulsera color rojo, reservada solo para los invitados, y que habilita a quien la tiene para ingresar a diferentes lugares de la Cámara de Diputados, según dijeron desde el bloque de Unión por la Patria.

«Quiero hacer un aviso y una denuncia pública de que se encuentra en esta casa Leo Sosa, uno de los fundadores de Revolución Federal, que fue parte del intento de asesinato a Cristina Kirchner. Está tuiteando y amenazando a diputados», alertó Moreau en el recinto.

Menem, por su parte, respondió que «la seguridad lo está buscando (a Sosa) en este momento. Voy a instrumentar todas las medidas que sean necesarias para que esta situaciones no ocurran. Ya di la orden. Abriremos un sumario si se cometió alguna irregularidad».

Y afirmó: «Velo por la seguridad de todos los empleados. Hace un mes que estoy (al frente de la presidencia). Créame que no va a volver a ocurrir. Cuenten conmigo», contestó a un pedido hecho por la diputada de UxP Florencia Carignano.

También el diputado Itaí Hagman, de UxP, pidió a la presidencia de la Cámara que Sosa fuera «inmediatamente retirado» del edificio y que se informe «quién lo invitó» a la sesión.

«Me gustaría saber quién invitó a esta persona. Si fue un diputado, las autoridades de la Cámara, si fue el grupo que lo financiaba, el grupo Caputo, del hermano del ministro de Economía (Luis Caputo)», indicó Hagman.

El legislador identificó a Sosa como un «individuo que funciona como una suerte de brazo parapolicial» y de una organización que «está fuera de la ley», por lo que planteó a sus colegas en el recinto que es «importante que no (lo) cobijen en sus estructuras políticas».

Sosa, por su parte, utilizó su cuenta personal en la red social X para responder a la diputada Moreau.

«A Cecilia Moreau le preocupa más mi presencia en el Congreso de la Nación que la de terroristas que asesinaron personas en los años 70s, quienes formaron parte del Gobierno que ella integró hasta el 10 de diciembre. Si tantas dudas y argumentos tiene respecto a la causa por el atentado contra Cristina, puede presentarse en el despacho de (el fiscal federal Gerardo) Pollicita y aportar la información y pruebas que considera relevantes a la causa», escribió Sosa.

Al respecto, el dirigente de Revolución Federal dijo que las investigaciones judiciales «llevan seis meses congeladas y no avanzan, porque como ya se sabe, no hay prueba relevante alguna para acusarme de algo. Haga patria diputada @ceciliamoreauok y colabore con la Justicia así todos salimos beneficiados: a mi me cierran la causa y a ustedes, se les terminan las dudas», insistió.

 

Déjanos tu comentario